Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Adéntrate en nuestras viñas y parajes,
siente su pureza, su belleza, su elegancia

Una apuesta por la tierra y el vino del Bierzo

A principios de la década de los 90, Nemesio Fernández Bruña, fundador de CASAR DE BURBIA, quiso apostar por poner en valor la tierra y los vinos de El Bierzo comprando viñedos que se estaban abandonando en las montañas de Valtuille de Arriba.

Reunió un total de 52 parcelas que sumaban 27 hectáreas de viñedos propios.

Eran viñedos viejos, de tierras bastante pobres y, aunque sus uvas eran de gran calidad, daban poca producción. Sin embargo, eran los mejores viñedos si lo que se quería era crear grandes vinos en El Bierzo.

Por otra parte, en aquellos años, la mayoría de los viñedos en El Bierzo se arrancaban para sustituir la variedad Palomino por la variedad Mencía.

Nemesio optó por una alternativa mucho mejor. Conservar las viñas viejas e injertar sobre ellas la Mencía. De esta forma podía recuperar la variedad autóctona del Bierzo sin perder las viñas viejas y la gran calidad de sus frutos.

Así es como Nemesio estableció las bases sobre las que poder crear los mejores vinos de El Bierzo. Acababa de nacer CASAR DE BURBIA y poco después, en 1989 se constituiría la Denominación de Origen Bierzo.

Viñedos Propios Casar de Burbia

Los viñedos en El Bierzo se han organizado históricamente en pequeñas parcelas o parajes.

En ellos encontramos características propias en cuánto a orientación, vegetación que rodea los viñedos o distintos tipos de suelo; con pizarra, arena, arcilla…

Esto nos daba la posibilidad de conseguir vinos con perfiles y matices muy diferenciados, vinos con los que expresar cada uno de estos terroirs.

Y en Casar de Burbia fuimos pioneros en apostar por la creación de Vinos de Paraje, vinos elaborados con uvas de viñas ubicadas en un único paraje.

En Casar de Burbia contamos con viñedos propios en los parajes Valdepiñeiro, Valdaiga, Barreiriñas y Olarte.

Tener viñedos propios resulta fundamental para elaborar vinos que expresen al máximo el terroir, vinos a la altura de Casar de Burbia.

Nosotros amamos nuestras viñas, las cuidamos, las mimamos todo el año respetando los suelos y el entorno donde crecen.

Solo así podemos conocer en profundidad cada viña, descubrir lo que hace única a cada una de ellas. Para conseguir que se expresen en los vinos Casar de Burbia.

Las 27 hectáreas de viñedo propio de Casar de Burbia se organizan en viñas. Y al ser viñedos de montaña, todas las viñas cuentan con zona baja, media y alta, según se encuentren en la parte baja del valle, en la ladera o en la parte alta.

Nuestras Viñas y Parajes

Así con los parajes donde crecen las distintas viñas de CASAR DE BURBIA. La historia de cada viña, sus suelos, su ubicación…, hacen que algunas de estas viñas sean muy especiales.

Paraje Valdepiñeiro

El paraje de Valdepiñeiro está ubicado en Valtuille de Arriba.

Se trata de un paraje de suelos arcillosos y pedregosos, con piedras de gran tamaño y presencia de pizarras y cuarzos.

Con uvas procedentes del paraje Valdepiñeiro elaboramos dos de nuestros Vinos de Paraje:

  • Casar de Burbia Tebaida Nº5, un vino icónico para nosotros.
  • Casar de Burbia Godello Barrica, un vino blanco criado en sus propias lías.

Estas son algunas de las viñas más características de Casar de Burbia en el Paraje Valdepiñeiro:

Viña Sapita

Esta viña es el origen de todo, pues marcó y de qué manera el rumbo que esta pequeña bodega familiar quería para su proyecto.

Viña Sapita es un gran legado que nos dejó José Bouza Potes, quien, en 1.903, tras la filoxera, mandó plantar de nuevo esta viña con el dinero que envió desde Brasil.

En la década de los 90, CASAR DE BURBIA la recuperó para destinarla a la elaboración de vinos de gran calidad.

Viña Sapita también es conocida como la viña tranquila. Aquí enmudeces al amanecer, pues lo que allí se ve es sobrecogedor.

La parcela cuenta con dos hectáreas y media de viñas viejas de Mencía plantadas en vaso.

Su zona alta, que apenas cuenta con media hectárea, se vinifica por separado para dar forma a nuestro Vino de Paraje CASAR DE BURBIA Tebaida Nº5, un tinto que expresa de forma fantástica la complejidad, estructura y elegancia de este terroir tan singular.

Viña Valdepiñeiro

Se trata de una viña de 5,5 hectáreas ubicada en un pequeño valle que va de este a oeste, con el fondo en el centro y atravesada por el arroyo de Valdaiga.

Posee una orientación oeste (atardecer) y la presencia de Godellos y Mencías bajo el mismo paraje hace que en la primavera y el otoño parezca una acuarela con amarillos en su franja este, y verdes y rojos es su parte opuesta, donde descansa la Mencía.

La Viña Valdepiñeiro es un espectáculo para los que trabajamos la viña y lo es por su rica diversidad y por la riqueza del suelo, arcilloso con una composición de aluminio, hierro y piedras de cuarzo.

Las partes altas están cultivadas en vaso y se vendimian a mano. Con las uvas Godello que obtenemos en esta zona alta, elaboramos nuestro Vina de Paraje CASAR DE BURBIA Godello Barrica, un blanco tan espectacular como la viña de la que procede.

La zona baja se cultiva en espaldera para favorecer la competencia en la zona con más materia orgánica.

La entrada a esta finca se hace por un duro cerro del camino de Santiago de Compostela que hace que los peregrinos paren a tomar un descanso y descubran uno de los puntos pintorescos del Camino a su paso por la comarca.

Paraje Barreiriñas

El pequeño paraje Barreiriñas situado en Valtuille de Arriba cuenta con un suelo arcilloso muy característico, que nos permite crear un vino con gran identidad.

Se trata del Vino de Paraje CASAR DE BURBIA Nemesio, elaborado con uva Mencía procedente de este paraje único.

En este bello paraje contamos con alguna de nuestras viñas más preciadas:

Viña San Salvador

Si tuviéramos que buscar una palabra para definir a Viña San Salvador diríamos equilibrio.

Aunque la conocemos como la viña fea, destaca por ser constante a la hora de dar calidad. Nunca nos da sobresaltos, es como si estuviera predestinada a dar calidad a pesar de las inclemencias del año.

Se trata de una viña vieja de más de 70 años de edad, y que cuenta con el vigor justo. En 1998 reinjertamos un 10% de Palomino a Mencía.

Viña San Salvador, al igual que Viña Sapita, posee una orientación este, hacia el amanecer. Su parte más alta es atravesada a lo largo del año por infinidad de peregrinos en su ruta hacia Santiago de Compostela.

En sus 0,4 hectáreas de zona alta nacen las uvas que formaran nuestro Vino de Paraje Casar de Burbia Nemesio.

Paraje Valdaiga

Ubicado en Valtuille de Arriba, en el Paraje Valdaiga encontramos un suelo de cuarzo y pizarra que aporta al vino complejidad y una alta mineralidad.

Este paraje es tan especial que es de donde procede nuestro vino más exclusivo, el Vino de Paraje CASAR DE BURBIA Castañal.

Se trata de un vino que elaboramos de forma artesanal, grano a grano, con uvas Mencías de un pequeño viñedo centenario, Viña El Castañal.

Estas son las viñas más importantes con las que cuenta CASAR DE BURBIA dentro de este bello paraje:

Viña El Castañal

Se trata de la viña bonita, 2 hectáreas de Mencías en vaso, del cual no tenemos registro de plantación, pero que debe rondar los cien años.

Todo en ella es un espectáculo. Es un lugar idílico y el trabajo aquí es muy agradecido, pues la viña misma se autorregula, siempre y cuando sepamos leer sus necesidades de vegetación y poda. Las 0,3 hectáreas de su parte alta son responsables de nuestro Vino de Paraje CASAR DE BURBIA Castañal. Su parte baja y sur linda también con el Camino de Santiago y está rodeada de la flora autóctona de la comarca del Bierzo.

Viña Valdaiga

Cuenta con 8 hectáreas de viñedo en espaldera que contienen Mencías en las partes medias y bajas y Godellos en las partes altas.

La viña se encuentra entre dos cerros, lo que nos deja dos partes altas, en torno a 850 metros de altitud, que están en el límite de cultivo de la comarca, pero ofrecen gran calidad y singularidad.

Estas zonas altas tienen un gran valor para nosotros, en ellas extraemos un Godello de libro.

Viña Valdaiga es una de las viñas más altas de Valtuille de Arriba y desde lo alto se controla con la vista todo el Bierzo Bajo, el castro romano de Castroventosa, las minas romanas de las médulas, así como las montañas de la Tebaida berciana.

Paraje Olarte

Al sur del Paraje Valdepiñeiro nos encontramos con el pequeño paraje Olarte, de suelos arenosos muy pobres.

En ella contamos con una única viña, la Viña Olarte, también llamada La tortuosa, en tanto que nos pide atención constante para que nos dé lo mejor de sí:

Viña Olarte

Esta viña, plantada en vaso, se encuentra al sur del Paraje Valdepiñeiro, en una solana con suelos muy pobres.

En su parte alta se encuentra al límite de cultivo, lo que nos ha obligado a regenerar sus bajas en más de una ocasión.

Se trata de una viña como las de antes, pues en ella hemos mantenido todo su ecosistema natural, rodeada de pinos, cerezos y encinos. Es una viña muy viva.

En su parte baja contamos además con el arroyo de Valdaiga que forma un serpenteante hábitat de ribera, enriqueciendo la microbiología y su ecosistema.

Descubre el bierzo más auténtico desde dentro

Explora una región vinícola fascinante de la mano de Casar de Burbia

Suscríbete a nuestra newsletter gratuita